dilluns, 9 d’abril de 2012

Planteamiento, nudo y desenlace


DEBÍ DECIRTE TE AMO

Debí decirte te amo cuando tuve ocasión, cuando tu estabas a mi lado. Estoy tumbada en mi cama, boca abajo, mojando mi almohada de lágrimas. Estoy pensando en ti, como cada noche, recordando los momentos que pasamos juntos, mis recuerdos de cuando era pequeña y jugábamos todas las tardes y cuando ya estábamos cansados nos sentábamos en el sofá a ver la tele. Estoy pensando en ti, porque en lo que me queda de vida no te voy a ver más, y porque, cuando muera, espero estar contigo en ese lugar que dicen que es tan bonito, el cielo. Porque tengo esperanza de que exista ese cielo.

Aún recuerdo que mal lo pase esa noche, hará ahora unos tres años y medio más o menos, aún me acuerdo de que sonó el teléfono a las tantas de la madrugada, de que mis padres lo cogieron, de que me levanté de la cama y fui al cuarto de mis padres para preguntar que pasaba. Se sentaron conmigo a mi lado y me explicaron lo que había pasado: había llamado mi abuela desde el hospital, que la fueran a recoger. “¿Por qué?” Pregunté yo. No lo entendía. ¿Por qué volvía mi abuela a casa si estaba en el hospital velando a mi abuelo enfermo? “Porque tu abuelo se ha ido, para siempre, no lo vas a volver a ver más.” Me dijo mi madre mientras mi padre se cambiaba para ir al hospital, y, mientras lo decía, sus ojos se llenaron de lágrimas. Pero yo no podía llorar, seguía sin creérmelo del todo. Una parte de mi decía “no puede ser, no puedes haber perdido a tus dos abuelos en tan sólo unos pocos meses”, pero era cierto.

Así que aquí estoy, y te dedico, con todo mi cariño, mi amor y mi nostalgia, mis pensamientos, mis recuerdos y mis sentimientos, esta historia. Porque TE QUIERO Y SIEMPRE TE QUERRÉ, y porque, como ya he dicho aún tengo esperanza de que nos volvamos a ver y pueda abrazarte como la hacía antes, y pueda DECIRTE TE AMO, porque no me dio tiempo de hacerlo.


Èlia Barnola

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada